La defensa de la vida como principio no negociable