Homilía, Domingo VI semana del T.O. (17.02.2019)