El poder hoy día está diseñado para limitar las libertades