La ideología de género te lleva a lo racionalmente inaceptable