Así les roban los niños a sus padres el Estado en Noruega