La oración con los dedos de las manos. Mons. Ignacio Munilla