Francisco envía un telegrama a Londres por el último atentado