Una muestra explica cómo la propaganda provocó el odio a los judíos