Mons. Ignacio Munilla - La presencia de Dios, clave de vida cristiana